El Presidente No Está

en

El presidente debería ser la máxima figura de control y orden dentro de un país o dentro de una organización, pero que pasa cuando esa figura de mando, se encuentra ausente, en manos de quien estamos, somos como niños abandonados o somos simples adolescentes rebeldes en un aro de libertad. El presidente no está, pero cuanto es el máximo de tiempo que puede estar ausente para que no sea considerado abandono de cargo y colocar a otro en su lugar.

No soy un especialista en temas de políticas, pero es imposible dejar de notar, la cantidad de asociaciones, organizaciones y eventos a los cuales un presidente debe asistir para cumplir con la mayoría de sus funciones, sin embargo hay muchas otras a las que se envían delegados porque ellos no tienen tiempo de asistir, ¿pero cómo se digiera tanta información, tanta planificación, acuerdos, conversaciones? Aunque sabemos que hay todo un gabinete de ejecutivos para ser soporte de cada decisión, hay mucho de lo que se escapa hay un exceso de reuniones a mi parecer.

Si en la vida diaria hay tantas cosas que coordinar y siempre hay algo que sale de control es solo una familia, imaginemos lo intereses encontrados de todo un país. Cualquiera debe estar al día para pagar los servicios básicos de electricidad, agua, gas y teléfono, hacer la compra de los alimentos, hacer la comida, cuidar de los niños, atender a las mascotas, limpiar la casa, ir al trabajo, lavar la ropa, planchar, limpiar el patio, revisar las reparaciones, contratar a un cerrajero http://cerrajerosmontmelo.org.es/, revisar el correo. Hay tantas cosas por hacer que hay algo que siempre olvidas, por no ser una supuesta prioridad, como cuidar la seguridad por parte del cerrajero, no parece ser lo más importante pero a ciencia cierta es lo que más importa.

Cómo puede un presidente atender lo que su pueblo realmente necesita, si nunca esta para calentar su puesto. No es un misterio que se han sabido de varios presidentes que se exceden en la cantidad de viajes que realizan a través del mundo, con la excusa de reuniones o búsquedas de estrategias para implementar en el país, pero se les va todo el periodo presidencial en aprender cómo hacer las cosas que llegado el fin de su periodo apenas cumplieron una pequeña porción de los que prometieron a sus votantes.

¿No se supone que durante su campaña electoral ya deberían tener un plan específico de acción? Pero muchas veces los ingenuos votantes no previenen tales cosas, simplemente sentir cuales son los más confiables solo por su cara y que tan conmovedores son en sus discursos, pero no analizar cómo van a llevarse a cabo sus acciones. ¿Para qué? Si de esas cosas tan complejas se ocuparas los especialistas luego. El presidente no está, pero que es lo que se debe hacer. Una nación sabe que debe trabajar, sabe que una nación es grande no por quien quienes lideraban el gobierno en ese momento. Una nación es grande porque su gente trabaja y vive para el bien, no se lo imponen.