¿Seguir creyendo en la democracia?

en

cropped-democracia.jpgLa democracia está sufriendo un desmoronamiento a nivel mundial. Debido a los incesantes hechos de corrupción, enjuiciamientos y señalamientos de los principales líderes de esta forma de gobiernos, que no han escapado al conocimiento público. Algunos se han pronunciado severamente, otros han sido frágiles para aplicar el peso de la ley, otros solo alargan el tiempo de acción por propia conveniencia. Me encuentro en un estado de confusión o de duda, por no saber con seguridad que estado de gobierno es más óptimo y menos dañino para la sociedad en general.

Sin ser un especialista en asuntos políticos, surge la expectativa de seguir creyendo o no en la democracia, ya que con sus excesos de libertades en el proceso, aquellos que con falta de valores éticos y morales, no pueden dejar pasar la oportunidad de imponer sus intereses ante el de una sociedad que creyó en ellos. O escoger un tipo de régimen monarca, donde el interés le compete a uno solo, por ello todo será progreso, porque el progreso del reino es el progreso del pueblo, claro con una mayoría de reglas y con la obtención de riquezas en desbalances, pero con una garantía, por cubrir las necesidades más básicas del ser humano.

Como nos garantizan que el índice de delincuencia, de hambre o pobreza mejoraría si se cambia de tipo de gobiernos, porque es más que obvio que con la democracia no ha sido así. Los países que dicen ser democráticos presentan mayor índice de delincuencia e irrespeto a la propiedad privada, existe un desorden tal que vivir en una casa con puertas de maderas y cerrojos simples es todo un suicidio, representando para los cerrajeros castelldefels una oportunidad de negocios, pero para el propietario o el ciudadano común representa un reto entre la vida o la muerte. No solo para cerrajeros se nutren con la desdicha de otras personas, sino que las bandas se organizan para exterminar personas.

Hay quienes creen todavía en que la democracia es el tipo de gobierno que nos conviene a todos, yo no sé ni que pensar, solo quiero trabajar, que mi familia, camine tranquila por las calles de mi pueblo, viajar, estudiar, tener un negocio propio, estar saludables, tener un techo propio, tener el alimento necesario, el acceso al agua potable, una mascota, tener solvencia para pagar mis facturas de servicios básicos, salir con amigos a los bares, todo como resultado de mi propio trabajo y esfuerzo, sin esperar recibir un financiamiento especial, una beca o una ayuda del gobierno que este en liderazgo.

La democracia nos permite equivocarnos al elegir nuestros representantes, vigilar su actuación y revocarlos si se presume de cometer corrupción o de ineficacia en la forma de su mandato. Esta es una de las ventajas de elegir, además de que obviamente nos deja tener libertad de expresión, en forma de ley pero a veces la realidad no es tan literal. Parece dejar que todos actúen en el margen de la ley para generar sus propias riquezas ¿pero a costa de qué?