¿Qué sucede exactamente con la guerra entre pandillas evangélicas de Brasil?

en

En el mundo lamentablemente nos acostumbramos a ver todo tipo de noticias nefastas como las relacionadas con el terrorismo, asesinatos, corrupción y otras.

Pero últimamente en Brasil se ha puesto muy de moda la expresión “narcotráfico evangélico”, ya que existen pandillas dedicadas a tal actividad, además de acrecentarse los ataques a las religiones afro-brasileñas.

Se puede evidenciar en los últimos años que el cristianismo carismático se ha venido acrecentando, incluso en ciudades como Rio, reconocida por ser una ciudad libertina. Prueba de ello es la elección de un alcalde evangélico.

Lo curioso de todo esto, es que el cristianismo ha trascendido a tal punto que incluso los traficantes de drogas más consumados afirman difundir el evangelio.

Depuración religiosa

Anteriormente en Brasil se creía que solamente había que luchar en contra de la delincuencia, contratando cerrajeros para que las casas contasen con mejores dispositivos de seguridad. Pero esta intolerancia religiosa parece estar escalando a dimensiones insospechadas.

Ciertos feligreses, entre los que se cuentan narcotraficantes, mafiosos y otros individuos no descartan en el futuro echar mano de las armas, ya que consideran que la presencia de estas religiones, y elementos como el Candomblé y Umbanda, son obras del diablo.

Quienes son partidarios de las religiones afrobrasileñas también viven en áreas netamente controladas por pandillas, informando sobre hostigamiento personal y familiar. Se teme que se pueda generar una “guerra santa” a causa de las diferencias religiosas.

La persecución hacia las religiones afrobrasileñas

Quienes integran estas religiones en su mayoría son afrodescendientes de clase baja; no obstante esta persecución existe desde el siglo XIX, pero los procedimientos eran menos violentos en relación al tiempo presente.

Los delitos por odio religioso en Brasil aumentan cada vez más, y dicho aumento coincide justamente con la propagación del protestantismo evangélico en esta región, donde la mayoría de personas conversas son de escasos recursos, atraídos por la doctrina de la salvación personal.

No podíamos dejar de mencionar que en política, también se ha visto un auge de legisladores cristianos en el parlamento, de modo que la derecha cristiana se encuentra en sesión permanente a causa de los temas de igualdad racial, derechos de los homosexuales y muchos otros temas.

El orden público por encima de la religión

Si algo se ha demostrado con el tiempo es que la religión es el opio del pueblo, pero son los intereses individuales los que dan pie a que exista el caos en muchas sectas religiosas, sobre todo cuando no existe un liderazgo que vaya a tono con lo que estipula Dios.

Un verdadero líder religioso sabe que después de la biblia debe sujetarse a las leyes terrenales, ya que de lo contario se pondría en riesgo la democracia y el orden público a causa de las posibles pugnas que se puedan generar entre pandillas.

Una guerra religiosa se puede producir en cualquier momento; no obstante los líderes políticos deberían saber a qué atenerse ya que son los primeros en tener en conocimiento este tipo de situaciones en el país. Sin embargo, del dicho al hecho…